• Thursday , 19 October 2017

Un flâneur Duchampiano: César Alvizo

Por Andrea Molina Millet

Está en el centro del mundo pero permanece escondido de él. Elegantemente vestido observa a la sociedad sumergido en la multitud. Nadie sabe quién es, pero todos leen sus escritos. Sin saber nada, puede deducir todo, pues todo lo ha visto. Fugitivo e infinito, idealista y juez, el flâneur camina los boulevards de París, entra a las boutiques sin intención de comprar. Su riqueza le permite dedicarse al paseo, a la observación, a la contemplación y sus conclusiones nos cuentan cómo las tradiciones y modas van cambiando en la ciudad. Lejos de su hogar, sin embargo en todos lados se siente en casa. Un catrín, un dandy que su mayor atractivo es el anonimato. Una mirada curiosa que estudia los escenarios cambiantes de la sociedad. En sus narraciones, él interpreta ambos papeles: el protagonista y el espectador.

Unknown-2

Baudelaire ya nos había contado de esta figura que se dedica a experimentar la ciudad, que surgió en París en el siglo XIX. Según él, todo artista debería de aspirar a convertirse en un flâneur (o “paseante” por su traducción del francés), como lo hizo Manet en su tiempo. Desaparecido estaba el flâneur por muchas décadas, pero César Alvizo, lo salva de la extinción.

Unknown-1

“Manet como flâneur”, pintado por Henri Fantin-Latour

El flâneur fue una parte imprescindible de la Modernidad, y al parecer, de la Postmodernindad también, pues además de los sociólogos, alguien tiene que dar fe de los cambios de la vida en sociedad de un modo artístico. César se convierte en flâneur de una manera muy creativa: al estilo Marcel Duchamp.

Duchamp fue el hombre que revolucionó el Arte, al obligarnos a ver el lado estético de un inodoro. Padre del Dadaísmo, del Ready-Made, Conceptualismo,  de las instalaciones, del Pop Art, del Arte Cinético, del Situacionismo y de todos los ismos que no hacen mucho sentido. Duchamp es una pieza clave para entender al hombre y a la sociedad de estos días postmodernos.

Unknown

 

Las obras de Duchamp eran una crítica y una revelación a la Institucionalidad del Arte. Elegía artículos de uso cotidiano y los descontextualizaba, convirtiéndolos en Arte, simplemente por el deseo del artista de elevarlos a la categoría de Arte. Es así cómo, además del urinario, una rueda de bicicleta, un banquito y un porta botellas pasaron a ser las piezas más representativas del Arte del Siglo XX.

images

César Alvizo, camina como un flâneur las calles México. Recorre a pie o en bicicleta las ciudades y su periferia buscando objetos particulares y representativos de la sociedad de hoy. Los registra por medio de la fotografía y los pinta con acuarela, despejándolos de su contexto original, como lo hacía Duchamp. Su serie “Injertos de Paisaje” consiste en una arqueología urbana. Juegos de feria abandonados, llantas ponchadas, señales de tránsito, puestos de aluminio, autos convertidos en chatarra son el tema central de su obra.

Contemplar es una actividad que pocos hacen, pues resulta casi imposible viviendo en las prisas de la ciudad. La contemplación, acompañada de la nostalgia y del amor a la forma y al tiempo al que pertenecieron estos objetos, son los motivos para que César les de una segunda significación a las cosas. Desposeídos de las funciones para las que fueron creados, y con una intervención pública, como el graffiti, se convierten en objetos sin aparente valor. Al tomarlos en cuenta, ponerles una atención especial y quitarles la seriación de la industria, César revela el poder estético de los objetos con los que coexistimos en la ciudad y nos hace cuestionarnos cómo nos relacionamos con ellos.

Nunca antes un carrito de hot dogs habría parecido tan interesante.

9891267_orig

 

9820161_orig

 

7364398_orig

 

6667864_orig

 

6077533_orig

 

4915712_orig

1972829_orig1351330_orig

 

César Alvizo nació en la Ciudad de México en 1977.

Conoce su obra en http://cesaralvizoberrios.weebly.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 Comments

  1. José luís loria méndez
    April 25, 2014 at 1:43 am - Reply

    La manera de narrar este articulo es tan o más exquisita que el propio flâneur Duchampiano. En cuanto a la obra de César Alvizo :
    ne peut pas être dépouillé de tout le fatigante résultant urbain.( no logra depurarse de lo fatigante que resulta todo lo urbano ).

  2. mobiliario hosteleria
    June 5, 2014 at 12:47 pm - Reply

    Esto es ¡sorprendente! No he leído algo como esto desde hace mucho . Gratificante hallar a alguien con algunas ideas propias sobre este tema. Esta web es algo que se necesita en la red , alguien con un poco de dominio. Un trabajo útil para traer algo nuevo a Internet. Gracias de todos lo que te leemos.

Leave A Comment