• Saturday , 16 December 2017

El Mundo Maya

Por Andrea Molina

Milenaria y actual; tradicional y cambiante; única y diversa… ¿De cuántas formas podríamos definir a la cultura maya? Las nuevas investigaciones arqueológicas han cambiado la imagen de la cultura maya, permitiendo ubicar al pueblo maya en un lugar destacado en la historia universal. Finalmente esta gran civilización cuenta con un santuario digno de su importancia: El Gran Museo del Mundo Maya.

MM4

 

Este gran templo de las musas, enfatiza el carácter histórico de esta civilización, desde sus orígenes y desarrollo, sus cambios que algunos han confundido con desapariciones, sus continuidades, pero sobre todo, la subsistencia de sus valores y la conservación de su cultura en la actualidad, en medio de pueblos que siguen hasta el día de hoy practicando las tradiciones ancestrales mayas, viviendo en su antiguo territorio y reclamando sus derechos culturales. Este Museo es una gran ventana que nos permite asomarnos al maravilloso mundo maya.

MM3

MM10

El Museo no se substrae de la tendencia internacional de los “museos escultura”, edificios que ya no aspiran a fungir como discretos espacios que resaltan la colección artística y cuya prioridad es difuminarse en un segundo plano como estrategia para enaltecer las piezas expuestas. No, después del Guggenheim neoyorkino de Frank Lloyd Wright y, sobre todo, a partir del museo bilbaíno de la misma franquicia creado por otro Frank pero de apellido Gehry, con sus sinuosas laminas de titanio, epítome del deconstructivismo arquitectónico, los museos son trofeos urbanos que compiten por el protagonismo contra las colecciones expuestas.

MM7

 

MM5

El conjunto frontal se complementa por una explanada a la que se accede por escalinatas que evocan las de las ruinas mayas más emblemáticas, como las de Chichén-Itzá o Dzibilchaltún y donde por las noches se ofrece un espectáculo de luz y sonido, como en Uxmal. La fachada del museo es un abigarrado enjambre de esbeltas vigas de acero laminado con acentos en color verde que forman un óvalo y que remiten a las hojas de una Ceiba. Este árbol ocupa una parte importante de la mitología maya, pues el nombre significa “primer árbol”, equivalente al árbol de la creación o árbol sagrado plantado en el centro del mundo y del Paraíso, bajo cuya sombra descansan las almas. Este museo es una celebración, un lugar de encuentro para conocer el frondoso árbol de la identidad maya peninsular.

MM8

A lo largo de tres mil años, los mayas han dejado una huella imborrable en el paisaje y en la cultura de esta región yucateca. Esas huellas están presentes hoy en la vida diaria de cualquier yucateco.

IMG_1616

Es una civilización que ha sobrevivido conquistas, invasiones, guerras, enfermedades, abandonos, devastaciones; han sabido someterse al régimen español y aun así preservar su esencia. Ni la marginación, ni la explotación que siguieron padeciendo aún en el México independiente, ni los intentos de incorporarlos a una sociedad que veía las diferencias como impedimento para el desarrollo del país, han impedido a los mayas preservar su cultura ni exterminar sus saberes y prácticas que, constantemente resignificados, se transmiten en el seno de la familia y la comunidad.

MM6

MM1

Y es que lo maya no es solamente una herencia arqueológica, una foto suspendida en el tiempo o un objeto inanimado en un museo: es también la suma de conocimientos, recursos, percepciones, actitudes y relaciones con que esta colectividad vive, se reproduce y se relaciona dentro de un mundo globalizado, económicamente incierto y en constante transformación. El Mayab: mi Tierra, tu Tierra.

MM9

MM2

 

Fotografía: Dominique Gendreau y Andrea Molina

 

Leave A Comment