• Thursday , 19 October 2017

EL ARTE DETRÁS DE LOS BLUE JEANS

Por Andrea Molina

Un par de jeans puede simbolizar mucho más que una moda: históricamente significa una buena borrachera, una idea patentada, una jerarquía de valores, un descubrimiento científico, una distinción social, un producto del diablo, una postura filosófica, un problema de Estado y una buena cosecha.

demin-shorts-e13836238228891

Pintura de Peter Terrin 

Antes de la Revolución Industrial y la fabricación de colores sintéticos, el azul era el color más caro para los pintores, pues el pigmento derivaba de materiales difíciles de conseguir, como el lapislázuli. En la pintura, el azul era elegante y noble. En la simbología es conocido como un color divino. Pero en la vestimenta, su uso siempre ha sido corriente, pues los tinteros teñían las telas de un azul barato y ordinario. La importancia del azul siempre ha estado ligada a su precio.

Unknown

Lapislázuli

Durante siglos la indumentaria no fue cuestión de gusto, sino de dinero. Era muy difícil obtener los tintes, y muchos de los colorantes eran importados, lo que elevaba el precio de la ropa. Los tintes baratos no eran resistentes a la luz y al lavado. Pero el azul era la excepción: era fácil teñir en cualquier parte del mundo. El azul índigo era el más común, pues se extraía de una gran variedad de plantas. Hay rastros del uso del azul índigo en las momias del Antiguo Egipto, en la China Milenaria; los celtas, los indios estaban familiarizados con el uso de éste azul.

Pero en Europa, el tinte azul se obtenía del glasto (planta tintórea). En la Edad Media, el oficio de los tinteros era una ciencia secreta, que gracias a la ciencia moderna sabemos sus procedimientos ocultos: sólo se utilizaban las hojas de la planta, se trituraban y secaban al sol. Luego se cubrían de un líquido. Un líquido único: orina humana. La mezcla fermentaba, y los tintoreros sabían que al agregarle más alcohol, se obtendría más colorante. Pero el alcohol no podía aumentarse de golpe, tenía que agregarse de manera indirecta. El mejor tinte era el que utilizaba orina de hombre que habían bebido mucho alcohol.

Ser borracho nunca había sido tan provechoso! Cuando se veía a los tintoreros borrachos, todo el mundo sabía que estaban “haciendo el azul”. El glasto pasó a la historia cuando apareció el tinte azul índigo. Lo único que sobrevivió fueron las expresiones “hacer” o “estar azul”, dichos muy populares, sobre todo en Alemania.

images

Índigo” significa “indio” pues era un tinte procedente de la India. Rápidamente reemplazó al glasto en el mercado, pues producía 30 veces más colorante que aquel. Hacia 1500, todos los barcos portugueses surtían de índigo a todas las ciudades, y los productores de glasto luchaban por su supervivencia. En 1577 en índigo se prohibió en Alemania, y el emperador lo declaró “tinte del diablo”. Los tinteros de Nuremberg debían jurar cada año que no usarían el índigo. En Francia e Inglaterra también se prohibió su uso. Pero el índigo era mucho mejor, por lo que las prohibiciones cesaron 100 años después.

“El tinte del diablo” se convirtió en Alemania en el rey de los tintes. Pero fue también ahí donde llegó a su fin el uso milenario del índigo para los tintes, pues en 1897 se logró producir un índigo artificial.

monochr_blue.lg

Mientras que vestir de rojo era un privilegio de la nobleza, el azul lo podía usar cualquiera. Era el azul plebeyo, fácil de teñir y que ocultaban muy bien la suciedad. La indumentaria laboral acabó tiñéndose de azul en el mundo entero. Naturalmente, cuando Levi Strauss inventó sus famosos tejanos, los iba a teñir de azul índigo. Estos pantalones fueron creados en 1850 para los buscadores de oro y cowboys. Su nombre proviene de bleu de Gênes, “azul de Génova”, pues los marinos de Génova importaban el azul índigo.

91364

En la década de los setentas, todos los tejidos podían teñirse con tintes muy duraderos. Las ropas eran más baratas que nunca. Siempre se podría tener algo nuevo: y empieza la era del consumismo, la sociedad del despilfarro. Entonces surgió un movimiento anti-consumismo, cuyo signo de identidad eran los jeans gastados: un símbolo de los valores verdaderos y duraderos. Y es así como nació la moda “Stone-wash”, jeans deslavados. Las casas de moda tallaban con piedra pómez los jeans hasta darles una apariencia de desgaste.

Unknown-1Gisele Bündchen para True Religion

 

Los blue jeans son una moda mundial. Se usan como prenda de trabajo y como símbolo de la última moda. Los llevan hombres y mujeres, ancianos y niños, vagabundos y princesas, curas y proletariados, socialistas y capitalistas, con la única diferencia que los jeans de los socialistas se desgastan de manera natural, y los capitalistas pagan el triple por unos jeans con apariencia de usados.

Captura de pantalla 2014-05-19 a la(s) 14.19.18

 

Chiara Ferragni, ícono de la moda, con Levis Jeans

Fuente: “Psicología del color” de Eva Heller. Editorial Gustavo Gili.

2 Comments

  1. Luccas
    May 20, 2014 at 5:22 pm - Reply

    Excelente este artículo, muy bueno!

    • Triple Arte
      June 17, 2014 at 2:21 pm - Reply

      Muchas Gracias Luccas!!!!!! Esperamos que visites nuestro blog pronto!!!!

Leave A Comment