• Saturday , 16 December 2017

Diseño de Experiencias

Por Ana Paola Azcarraga

Disney, ¿Solo un parque? Apple, ¿Una tienda? Coca Cola, Nike, BMW, etc. Todas estas marcas fueron diseñadas para ofrecer un servicio y algún producto a un cliente. Esto no basta con un simple diseño, a esto se le llama diseño de experiencias.  El diseño de experiencias es una práctica multidisciplinar que diseña productos, procesos, servicios, eventos y entornos con un enfoque en la calidad de la experiencia que vive un usuario. La psicología, la ciencia, arquitectura, etnografía y diseño son algunas de las disciplinas que se aplican en este tipo de diseño. El ser humano disfruta más de sus recuerdos que sus placeres inmediatos, no es lo mismo asistir a un concierto de tu banda favorita a que escuchar sus éxitos en un CD. El diseño de experiencias juega con las emociones, sensaciones y sentidos de las personas creando algo original, memorable e intangible. Está consciente de cada momento en el que se adquiere algún producto o servicio a partir de necesidades y deseos del usuario.   Este tipo de diseño integra elementos tangibles e intangibles. Las experiencias pueden ser deseables, no deseables; voluntarias, no voluntarias; personales, grupales; digitales o físicas. Todas estas compuestas por ciertas fases las cuales Nathan Shedroff (gurú dentro de este tipo de diseño)  define así: la atracción la cual lleva a iniciar una experiencia y se basa en la seducción: descubrimiento, novedad, sorpresa, expectativa.

El compromiso que es la propia experiencia causando una desconexión de la persona a su entorno. La conclusión para dejar una sensación a las personas que la hayan vivido una vez finalizada. Y la extensión, las consecuencias que continúan cuando se acaba la experiencia. Dado a esto, todos los ejemplos antes mencionados no son simplemente tiendas o marcas, son un gran proyecto de diseño exitoso ya que a todos nos generan una sensación.  ¿Alguna vez has entrado a una tienda Apple? Desde el momento en el que entras a la tienda un señor te atiende particularmente, dándote una atención especial, haciéndote sentir una experiencia diferente. Todo, desde el detalle más chico hasta el más grande es tomado en consideración para causarnos este tipo de sensaciones.   Es sumamente importante tratar de involucrar todos los sentidos del ser humano para darle un mayor valor a la experiencia. Dos ejemplos diseñados para todos los sentidos son:   “Eat, love, Budapest”  Por Marije Vogelzang y “sensuous tableware” de Ilan Sinai.

 

Podríamos concluir con que este tipo de diseño es el que se está buscando en este momento, las personas ya se aburren con productos materialistas. Buscan más las experiencias, se involucran más con los productos, tal y como lo hace el Iphone o Samsung.

Leave A Comment